Facebook Pixel

Dolor de Muelas

Los medicamentos para el dolor de muelas se utilizan para reducir el dolor y la inflamación asociados con los problemas dentales. Estos medicamentos se pueden utilizar para tratar el dolor de muelas causado por caries, inflamación de las encías, abscesos dentales, traumatismos dentales y otros problemas dentales.

Visto como Cuadrícula Lista

Artículos 1-12 de 15

Descendente Establecer dirección descendente
Página
por página

Medicamentos para el Dolor de Muelas

Los medicamentos para aliviar o evitar el dolor de muelas que no precisan receta médica se utilizan para reducir el dolor y la inflamación asociados con los problemas dentales. Estos medicamentos se pueden utilizar para tratar el dolor de muelas causado por caries, inflamación de las encías, abscesos dentales, traumatismos dentales y otros problemas dentales.

Algunos ejemplos de medicamentos para aliviar o evitar el dolor de muelas que no precisan receta médica son:

  • Benzocaína: La benzocaína es un anestésico tópico que se utiliza comúnmente para aliviar el dolor asociado con los problemas dentales, como el dolor de muelas. Es un medicamento de venta libre que se encuentra en forma de gel, crema, aerosol o enjuague bucal. Cuando se aplica en la zona afectada, la benzocaína adormece temporalmente la zona y reduce el dolor.
  • Ibuprofeno: El ibuprofeno es un analgésico y antiinflamatorio que se utiliza para aliviar el dolor y la inflamación asociados con los problemas dentales. Se recomienda tomarlo con alimentos y no exceder la dosis recomendada.

  • Paracetamol: Es un analgésico que se utiliza para aliviar el dolor asociado con los problemas dentales. También puede ayudar a reducir la fiebre. Es importante no exceder la dosis recomendada y no tomarlo con alcohol.

  • Anestésicos tópicos: Los anestésicos tópicos se aplican directamente en la zona afectada para adormecerla temporalmente y reducir el dolor. Estos se pueden encontrar en forma de geles o líquidos.

Es importante tener en cuenta que estos medicamentos sólo proporcionan alivio temporal del dolor y no tratan la causa subyacente del problema dental. Si los síntomas persisten o empeoran, se debe consultar a un dentista o médico para recibir tratamiento adecuado. Además, si se experimentan efectos secundarios o alergias a estos medicamentos, se debe suspender su uso y buscar atención médica de inmediato.